Difundir la cultura: lectura fácil en museos

Varios visitantes en el Museo del Prado contemplan el cuadro "Las Meninas" del pintor Diego Velázquez.

El derecho a la cultura está instituido tanto en la Declaración de los Derechos Humanos como en la Constitución Española. También está reconocido en la Convención de Derechos de las Personas con Discapacidad. En los últimos años, el progreso tecnológico ha facilitado la creación de soluciones que permiten ese acceso a la cultura en los museos. La aparición de audioguías incluso con audiodescripciones específicas para personas ciegas, las signoguías o las guías vituales multimedia accesibles (como la GVAM, de la que ya hemos hablado en este blog) permiten que personas ciegas y sordas tengan acceso a disfrutar de cuadros, esculturas, restos arqueológicos u objetos históricos y artísticos como todos los demás visitantes.

Sin embargo, todas estas soluciones olvidan que acceder a la cultura no sólo significa dar una posibilidad de conocer el objeto, sino también de comprenderlo. En muchos casos, las narraciones de las audioguías se llenan de complejos conceptos que más que ayudar, despistan y llegan a aburrir o a hacer abandonar al visitante porque no entiende alos contenidos. ¿Por qué no incorporar la lectura fácil a las descripciones de los museos? Esta técnica de redacción se podría combinar con otras soluciones tecnológicas o mantenerla en su tradicional formato de papel, con un diseño atractivo.

Hay que subrayar que esta técnica no sólo beneficiaría a las personas con discapacidad intelectual, sino también a las personas mayores, que cada día demandan más actividades culturales; a los niños, para crearles afición; y a personas con escaso nivel de alfabetización, para motivarles y acercarles algo que consideran tan lejano. No olvidemos también otra cuestión: si escucháramos una audioguía completa, ¿cuánto tiempo estaríamos en un museo? ¿Estaríamos dispuestos a estar tanto tiempo? Cualquiera de nosotros optaría por la lectura fácil seguramente.

La lectura fácil puede contribuir al acercamiento de la cultura, a que definitivamente se popularice, como contraposición a los eruditos, sin vulgarizar. Folletos en lectura fácil, combinación de apps con lectura fácil, audioguías con subtitulado fácil son algunas de las ideas en las que dilofácil trabaja para alcanzar este objetivo.

Participa y comenta este post

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s