Subtitulado y audiodescripción, apoyos necesarios

Imagen de película subtitulada con pantalla de selección de opciones de subtitulado

El subtitulado y la audiodescripción son dos apoyos necesarios para la comunicación audiovisual, cuando hacemos una consideración desde el diseño para todos. El subtitulado supone una ayuda no sólo para las personas sordas o con discapacidad auditiva, sino también para niños, mayores y personas con bajo dominio del idioma original. Por su parte, la audiodescripción es un sistema concebido para ayudar las personas ciegas o con discapacidad visual a recrear las escenas e imágenes, puesto que también está teniendo importancia su uso no sólo en el cine y la televisión, sino en el teatro.

El subtitulado cuenta con la norma UNE 153010:2012 como pauta general de estandarización como referencia del sector. En la norma se ofrecen las directrices a seguir por los subtituladores con el fin de que haya una homogeneidad en los criterios y las personas usuarias de los subtítulos encuentren siempre las mismas soluciones. Así, se establecen los colores en los subtítulos según la importancia de los personajes, el número de caracteres por línea o el modo de corte de diálogos, entre otras.

No obstante, el reto no está en la parte formal, sino en la necesidad de que los subtítulos consigan su objetivo: ¿realmente las personas tienen tiempo para leer y comprenden todo lo que leen en los subtítulos? Si bien se incide mucho por parte de los usuarios que no quieren menoscabos y censuras, en algunas ocasiones hay proyecciones con narraciones o diálogos muy rápidos y con palabras muy complejas que impiden el disfrute real, no sólo a los que leen los subtítulos. Por este motivo, la lectura fácil podría constituirse en un apoyo para fomentar una mejora en los resultados de comprensión de los subtítulos.

Por su parte, la audiodescripción tiene su desarrollo técnico en la norma UNE 153020:2005, con los mismos objetivos que la norma de subtitulado: estandarización de criterios y pautas. La gran dificultad de los audiodescriptores está en el análisis del guión para introducir sus descripciones entre los silencios de la narración o los diálogos. El uso de la pautas de lectura fácil puede contribuir también a mejorar los resultados.

En la actualidad, el Centro Español de Subtitulado y Audiodescripción (Cesya), vinculado al Real Patronato sobre Discapacidad, es la referencia en este ámbito. Por su parte, han nacido empresas, como Aptent Be Accessible!, que tienen este objetivo de difusión del subtitulado y la audiodescripción, con un fondo social importante, al contar en su plantilla con personas con discapacidad, y están difundiendo su uso en obras de teatro. Además, en el ámbito cultural, el subtitulado y la audiodescripción tienen una presencia importante en la herramienta desarrollada por la empresa GVAM.

Participa y comenta este post

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s