La lectura fácil en Estados Unidos

Personas de diferentes razas con la bandera de Estados Unidos

Estados Unidos es una sociedad con una enorme diversidad social y cultural. Esta circunstancia y la enorme cantidad de información producida en todos los ámbitos (no sólo de forma numérica, sino también en idiomas) ha creado una situación propicia para el uso de la lectura fácil. En los países anglosajones, más que “easy-to-read”, se suele hablar de “plain language” o lenguaje llano. En México, el país vecino, lo denominan lenguaje ciudadano.

Las pautas generales del lenguaje llano no son sustancialmente diferentes a la lectura fácil. Si acaso, se centra más en documentos jurídicos y administrativos. Además, implica algo parecido al nivel más alto de la lectura fácil. En el fondo, se trata de un mecanismo para acercar normas, formularios e instrucciones de uso necesario para los ciudadanos. De este modo, se consiguen varias ventajas:

1. Las traducciones son más sencillas y más rápidas.

2. Los funcionarios dedican menos tiempo a explicaciones y reclamaciones debidas a la falta de comprensión de estos documentos, pudiendo destinar su tiempo a otras tareas necesarias de atención al público o gestión administrativa.

3. La imagen de la Administración mejora, al ser más transparente y cercana a los ciudadanos.

La importancia del lenguaje llano es tan significativa que se ha legislado al respecto. En 1996 se legisló, en una reforma del sistema judicial, que los documentos debían estar redactados en un “lenguaje claro”. Por su otra, en 2010 se aprobó la “Plain Writing Act” o “Ley de redacción llana”, que obliga a los entes administrativos federales a incorporar esta metodología en textos relacionados con cuestiones fiscales (beneficios y trámites, principalmente), información sobre servicios y beneficios del Gobierno Federal y cómo cumplir con determinados requerimientos por parte de los ciudadanos, tanto en papel como en formato digital. No incluye la normativa. La norma define “plain writing” como una forma de redacción “clara, concisa, bien organizada y sigue otras buenas prácticas apropiadas para el tema o campo y la población a la que se dirige”.

Para facilitar la redacción de documentos, se lanzó una página web que contiene pautas y modelos. También otras administraciones han desarrollado sus propios documentos con recomendaciones, como el caso de la ciudad de Nueva York.

Participa y comenta este post

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s