La lectura fácil en Latinoamérica

Imagen con un mosaico de todas las banderas latinoamericanas

Latinoamérica también apuesta progresivamente por la lectura fácil. Las iniciativas surgidas se definen tanto como “lectura fácil” como “lenguaje ciudadano”, diferenciación que desde dilofácil planteamos como artificial, ya  que el denominado “lenguaje ciudadano” no deja de ser sino un nivel más avanzado de lectura fácil y que tienden a aplicar en textos legales y administrativos. México, El Salvador, Colombia, Uruguay y Chile son algunos países que ya han introducido estas técnicas y han realizado algunas publicaciones.

México: la iniciativa ha partido desde el Estado. El “Manual de lenguaje ciudadano” está orientado a la Administración Federal y da pautas y recomendaciones a los funcionarios para redactar textos. Este manual, elaborado en 2004, cuenta con una nueva versión de 2007.

El Salvador: la Comisión de Lectura Fácil El Salvador promueve proyectos de adaptación a lectura fácil y clubes de lectura fácil en bibliotecas. Parte de la Asociación de Bibliotecarios del país (ABES). Recientemente, se publicó la adaptación de la Ley de Acceso a la Información Pública (LAIP). Con anterioridad, en los cursos de accesibilidad de la Universidad Centroamericana en 2011 y 2013 en los que participó dilofácil, en colaboración con Creaccesible, se impartieron clases introductorias sobre esta materia.

Colombia: la iniciativa de lenguaje ciudadano parte de la Escuela Superior de Administración Pública (ESAP) y del Departamento Administrativo de la Función Pública (DAFP). Se han impartido cursos y se ha publicado un manual de referencia para el funcionariado.

Uruguay: el programa de lenguaje ciudadano parte de la Dirección Nacional de Impresiones y Publicaciones Oficiales (IMPO). El programa se centra en la adaptación a un lenguaje más próximo de las leyes. El número de publicaciones realizadas en el último año es bastante abundante.

Chile: se articula en torno a Lectura Fácil Chile, ligada a Fundación Down 21 Chile. Su actividad con personas con discapacidad intelectual está vinculada a la literatura y desde 2012 trabaja con el Ministerio de Educación del país para incorporar esta metodología en el sistema educativo.

Poco a poco, las iniciativas en torno a la facilitación lectora, llámese lectura fácil o lenguaje ciudadano, más centrado en la literatura o en los textos administrativos, va tomando forma y reivindicando la necesidad de que todas las personas, con independencia de sus capacidades, puedan entender cualquier tipo de textos, por la importancia que tiene la lectura para el ejercicio de otros derechos, como el acceso a la información, la participación, la cultura, la educación y la autodeterminación.

Participa y comenta este post

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s