Una sentencia en lectura fácil

Ricardo Adair, joven mexicano de 25 años con síndrome de Asperger

Parece que poco a poco empiezan a registrarse ejemplos de la aplicación de la lectura fácil a ámbitos complejos. Hoy os hablamos de una sentencia dictada por la Suprema Corte de Justicia de México en torno al caso de Ricardo Adair (en la foto), un joven de 25 años con síndrome de Asperger. El tribunal ha amparado al joven en su deseo de que se tenga en cuenta su opinión a la hora de tomar decisiones y se evaluará su tutorización permanente. La materia es compleja y los magistrados, hasta ahora, no han sido muy sensibles para acercar sus decisiones a unos ciudadanos a los que prestan un servicio esencial.

El texto recoge al final el contenido de la sentencia en lectura fácil, explicando en 10 puntos el significado y alcance de la misma para que el demandante pudiera comprenderla. Sencillo, claro, sin coste añadido y, lo fundamental, centrado en satisfacer una necesidad específica de una persona.

Ya hemos citado en un post anterior el trabajo realizado en España por la Comisión para la Modernización del Lenguaje Jurídico. Sin embargo, parece que unos magistrados de México han dado con la clave principal: más allá de informes y métodos, se trata de poner el mensaje al servicio del receptor.

Participa y comenta este post

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s