La calle 25, una buena práctica de lectura fácil

Portada de "La calle 25"

María José Marrodán es una pedagoga riojana que también tiene inclinaciones literarias. Además de publicar poesía y relatos, se ha lanzado a la lectura fácil con una iniciativa verdaderamente innovadora: escribir novelas en lectura fácil en las que las personas con discapacidad intelectual van más allá de las pruebas de contraste de comprensión y participan activamente en la obra, casi en un proceso de cocreación.

“La calle 25” es su segunda obra de estas características, después de haber publicado hace cuatro años “El misterio de los marcos desaparecidos”. Se trata de un relato en el que la discapacidad intelectual aparece sin quedar marcada ni estigmatizada. Por el contrario, la imagen se normaliza, se integra en la sociedad. El protagonista tiene una discapacidad intelectual, pero el lector lo percibe de forma indirecta. De este modo, esta obra contribuye a incluir socialmente a este colectivo, sin ponerle una etiqueta, sino subrayando su carácter de persona.

Por otra parte, en los aspectos de técnica, cuida mucho el vocabulario, con frases muy cercanas a formulaciones orales y diálogos que agilizan la narración. Las ilustraciones son un punto opuesto a lo experimentado en “El misterio de los marcos desaparecidos”: se alejan del realismo y se hacen más creativas, pero con formas definidas e interpretables.

Un aspecto importante es el resumen al final de cada capítulo, que permite hacer una solución original: primero, porque refuerza el recuerdo a personas con alguna dificultad cognitiva de memoria; y segundo, porque permite dar una alternativa de lectura a personas que tienen un nivel lector más bajo. Así, de un modo indirecto, el libro permite la lectura para dos niveles de lectores.

La historia es sencilla, agradable y cotidiana, sin pretensiones ni extravagancias. Es una novela en la que las personas con discapacidad intelectual se pueden sentir reflejadas, con preocupaciones y problemas habituales, como las relaciones sociales o el conocimiento de un entorno nuevo. Sólo esperamos que esta buena práctica tenga continuidad y que María José Marrodán vuelva a publicar más narraciones de este formato. Satisfacer las necesidades lectoras de un público tan específico es, desafortunadamente, un ejemplo todavía poco habitual.

Participa y comenta este post

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s