Reflexiones para hacer accesibles los museos

Ponentes de la mesa redonda sobre museos accesibles en la Universidad de Valladolid

Volvemos a hablar de accesibilidad, lectura fácil y museos, porque es un tema muy relevante, que fue objeto de unas jornadas en la Universidad de Valladolid la pasada semana. A lo largo de dos días, personas vinculadas a museos, a asociaciones de personas con discapacidad y a empresas relacionadas con la accesibilidad pudimos tener la ocasión de intercambiar opiniones. Aunque la expresión “queda mucho por hacer” es un lugar común, desgraciadamente sigue siendo válida, sobre todo en el ámbito cognitivo.

En este sentido, dilofácil participó con una ponencia sobre el uso de la lectura fácil en museos. Presentamos tres buenas prácticas, pero no se pueden presentar muchas más… porque no las hay. En el ámbito de la gestión de museos, la lectura fácil como solución de accesibilidad sigue siendo muy desconocida, cuando la misión esencial de estas instituciones es la transmisión de la cultura que albergan de un modo accesible para todos.

Desde dilofácil también defendimos la idea de que la accesibilidad tiene que plantearse de un modo global, con un plan que tenga un presupuesto y un calendario de acciones, con un compromiso desde la dirección, que debe ser sensible y empática con la diversidad de necesidades de las personas. Para ello, proponíamos el esquema DALCO (Deambulación, Aprehensión, Localización y COmunicación) como pauta para dirigir las actuaciones. Además, debe complementarse con una adecuada formación del personal y el apoyo en las nuevas tecnologías.

Hay muchas maneras de plantearse, por ejemplo, una comunicación más accesible en los museos (que incluya la lectura fácil como una solución más para los perfiles interesados): el uso de la web sería estratégico, en tanto que podría ser soporte de muchos contenidos para descargarse previamente a la visita. Una buena web con información sobre los contenidos y con opciones de descarga en diversos formatos (narraciones en audio sencillas, lengua de signos, vídeos con subtítulo, documentos en lectura fácil) permite que los visitantes puedan organizarse las partes del museo que quieren ver y planifiquen el tiempo que quieren estar, ya que el móvil está muy extendido y permite esta forma de disfrutar de los contenidos culturales. El hecho de contar con esos recursos de forma permanente sería un incentivo para volver con regularidad.

Los museos deben tener una mirada amplia con la accesibilidad. Realizar actividades adaptadas dirigidas a públicos específicos es una opción, pero se debe contemplar también el visitante que quiere hacer la visita por su cuenta o acompañado de un familiar o un amigo. Por eso, hay que considerar las posibles soluciones que no necesariamente suponen un gran gasto y que pueden generar un retorno importante en prestigio y número de visitas. Esperemos que el gran trabajo que está llevando a cabo Antonio Espinosa en Vilamuseu sea el estandarte en el que muchos museos encuentren referencias y soluciones para que estén verdaderamente abiertos a todas las personas.

Participa y comenta este post

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s