La lectura fácil coge forma en Plena Inclusión Madrid

Públicos beneficiarios de la lectura fácil en el servicio Adapta

La reciente creación del servicio Adapta de Plena Inclusión Madrid (la antigua FEAPS Madrid) es una muestra de cómo la lectura fácil se consolida como una línea estratégica dentro de esta federación de apoyo a personas con discapacidad intelectual. Si la lectura fácil tiene presencia y fuerza, es fundamentamente porque uno de sus públicos beneficiarios, las personas con discapacidad intelectual, y las organizaciones que les apoyan han tomado esta solución de accesibilidad como un punto de apoyo en la reivindicación del ejercicio de sus derechos y de su inclusión social.

Por otra parte, este hecho demuestra cómo la lectura fácil se ha hecho un hueco importante en la economía de la accesibilidad, entendida como conjunto de organizaciones que hacen de la accesibilidad una línea de negocio y trabajo permanente.

Adapta es un servicio que Plena Inclusión Madrid ofrece para adaptar y hacer pruebas de contraste de textos en lectura fácil. También ofrece cursos de formación. Además, de forma interna, ha creado una red de expertos para coordinar la actividad de lectura fácil entre las asociaciones que forman parte de esta federación.

Esta organización ha realizado una profunda actividad formativa entre técnicos y personas con discapacidad intelectual a través del programa “Refácil”, que ha contado con el apoyo de la Fundación Monte Madrid. Hoy, Plena Inclusión Madrid cuenta con un centenar de validadores formados en pautas de lectura fácil y preparados para formar grupos de contraste lector, para confirmar que los textos de lectura fácil cumplen con las pautas establecidas y son verdaderamente comprensibles para los públicos beneficiarios.

Esta es una primera piedra dentro de un mercado creciente en el que ya existen organizaciones consolidadas y creíbles y donde empieza a surgir una competencia poco formada y profesionalizada. No es una novedad dentro de la accesibilidad, en la que el intrusismo es habitual. Por este motivo, la creación de estructuras sólidas que proyecten a la sociedad una línea de trabajo en lectura fácil con estas características es siempre bienvenida, porque:

  • Permite mostrar la potencia de la lectura fácil como solución para todas las personas.
  • Organiza la posibilidad de que las personas con discapacidad intelectual encuentren una alternativa laboral y entren en la creación de un círculo virtuoso, donde la colaboración en textos de lectura fácil refuerza sus derechos y su inclusión y aporta a la sociedad además una mejora sustancial de comprensión lectora para otros públicos.

Si queréis conocer más detalles del servicio Adapta, podéis ver este vídeo.

Seminario sobre lectura fácil en Chile

Cartel del seminario de lectura fácil en Chile

Existen diversas actividades en torno a la lectura fácil, con una carácter divulgativo, como el Encuentro Nacional de Buenas Prácticas en Lectura Fácil. Sin embargo, se echaba de menos un evento con una aproximación más científica. Ya avanzamos hace unas semanas la publicación de “Lectura para todos. El aporte de la fácil lectura como vía para la equiparación de oportunidades“. En esta ocasión, el profesor chileno Aldo Ocampo ha organizado una nueva edición del Seminario Permanente de Lectura Fácil y Educación Inclusiva, en el que ha participado dilofácil con una ponencia titulada “La evaluación de textos de lectura fácil con lectores con dificultades de comprensión”.

El seminario ha contado con una importantísima presencia de investigadores y profesores españoles e iberoamericanos que han abordado la lectura fácil con diferentes focos: el aprendizaje del español, la experiencia lectora, la interculturalidad o la mediación lingüística. De nuevo, Ocampo, a través del Centro de Estudios Latinoamericanos de Educación Inclusiva (CELEI), ha vuelto a poner la lectura fácil en el centro de los estudios lingüísticos inclusivos.

Poco a poco, nuestro ámbito empieza a recoger un corpus científico que consolide la lectura fácil como una solución que, más allá de lo práctico, tiene una base teórica importante. La cuestión es que exista esa preocupación en los círculos académicos para que se ponga en relación lectura fácil con otras cuestiones, como las que han sido foco del seminario u otras diferentes. En España, el profesor Elías Vived ya publicó un libro titulado “Lectura fácil y comprensión lectora en personas con discapacidad intelectual”. También Alberto Anula hizo interesantes aportaciones en la introducción a su adaptación de “Don Quijote de la Mancha”. Además, la Asociación Española de Comprensión Lectora (AECL) también está desarrollando un importante papel en este sentido, como quedó demostrado en este seminario, en el su presidenta, Elena Jiménez, explicaba la relación entre compentencia y comprensión lectora.

Estamos en un momento importante: la lectura fácil empieza a tener una cierta relevancia en el ámbito de la lengua española. Ahora hay que conseguir que estos avances se consoliden y, poco a poco, se estructure un corpus científico que sea la base de proyectos para que la lectura fácil proponga soluciones cada vez más eficaces a favor de las personas con dificultades de comprensión lectora. Es el momento en que la práctica de los adaptadores y los estudios teóricos empiecen a darse de la mano.

Un encuentro de lectura fácil muy completo

Imagen de una de las mesas de conferencias en el encuentro de lectura fácil

Los pasados 20 y 21 de noviembre se celebró la segunda edición del Encuentro Nacional de Buenas Prácticas en Lectura Fácil “Letras para todos”, coorganizado por Plena Inclusión España, Factoría de Arte y Desarrollo, Cooperativa Altavoz y dilofácil. Ha sido una nueva ocasión, como el año pasado, de reunir a cerca de 200 personas interesadas en la lectura fácil en la Casa del Lector de Madrid, que se prestó de nuevo a ceder su espacio para este evento.

La combinación de conferencias, presentación de buenas prácticas y participación en talleres se ha mostrado óptima. Las dos mesas de conferencias se centraron en el derecho y en la tecnología, respectivamente. Los ponentes nos presentaron razones para aplicar un lenguaje más sencillo en el ámbito jurídico y nos enseñaron proyectos tecnológicos en los que la lectura fácil tiene un papel relevante, tanto para la publicación de textos como para ser herramientas en la adaptación. Estas conferencias se completaron con la participación de dos organización fundamentales para la lectura fácil: Clarity e IFLA.

Este año se recibireron una veintena de buenas prácticas. Como el año pasado, se eligieron seis en función de los criterios públicos que aparecen en la web de “Letras para todos”. Los participantes nos enseñaron cómo la lectura fácil es una herramienta muy útil para la prevención de abusos y violencia de género y cómo reúne a personas de muy diferentes perfiles para disfrutar de la lectura. Además, nos mostraron resultados tan sorpredentes como un juego parecido a la oca para competir entre clubes de lectura fácil o cuentos totalmente ilustrado en los que habían participado para su validación lectores con dificultades de comprension.

Los talleres también tuvieron una gran afluencia. La literatura, los textos informativos, los textos dramáticos y la validación fueron el objeto de trabajo en esta ocasión. La finalidad era poner a trabajar a todos para acercar de una manera directa a los participantes a la lectura fácil.

Terminamos cansados pero muy contentos. Hay una demanda creciente y tenemos la determinación de repetir. Será el próximo año. De momento, de esta edición, podéis descargaros las presentaciones en la web y ver los vídeos completos de las conferencias y buenas prácticas.

Reflexiones para hacer accesibles los museos

Ponentes de la mesa redonda sobre museos accesibles en la Universidad de Valladolid

Volvemos a hablar de accesibilidad, lectura fácil y museos, porque es un tema muy relevante, que fue objeto de unas jornadas en la Universidad de Valladolid la pasada semana. A lo largo de dos días, personas vinculadas a museos, a asociaciones de personas con discapacidad y a empresas relacionadas con la accesibilidad pudimos tener la ocasión de intercambiar opiniones. Aunque la expresión “queda mucho por hacer” es un lugar común, desgraciadamente sigue siendo válida, sobre todo en el ámbito cognitivo.

En este sentido, dilofácil participó con una ponencia sobre el uso de la lectura fácil en museos. Presentamos tres buenas prácticas, pero no se pueden presentar muchas más… porque no las hay. En el ámbito de la gestión de museos, la lectura fácil como solución de accesibilidad sigue siendo muy desconocida, cuando la misión esencial de estas instituciones es la transmisión de la cultura que albergan de un modo accesible para todos.

Desde dilofácil también defendimos la idea de que la accesibilidad tiene que plantearse de un modo global, con un plan que tenga un presupuesto y un calendario de acciones, con un compromiso desde la dirección, que debe ser sensible y empática con la diversidad de necesidades de las personas. Para ello, proponíamos el esquema DALCO (Deambulación, Aprehensión, Localización y COmunicación) como pauta para dirigir las actuaciones. Además, debe complementarse con una adecuada formación del personal y el apoyo en las nuevas tecnologías.

Hay muchas maneras de plantearse, por ejemplo, una comunicación más accesible en los museos (que incluya la lectura fácil como una solución más para los perfiles interesados): el uso de la web sería estratégico, en tanto que podría ser soporte de muchos contenidos para descargarse previamente a la visita. Una buena web con información sobre los contenidos y con opciones de descarga en diversos formatos (narraciones en audio sencillas, lengua de signos, vídeos con subtítulo, documentos en lectura fácil) permite que los visitantes puedan organizarse las partes del museo que quieren ver y planifiquen el tiempo que quieren estar, ya que el móvil está muy extendido y permite esta forma de disfrutar de los contenidos culturales. El hecho de contar con esos recursos de forma permanente sería un incentivo para volver con regularidad.

Los museos deben tener una mirada amplia con la accesibilidad. Realizar actividades adaptadas dirigidas a públicos específicos es una opción, pero se debe contemplar también el visitante que quiere hacer la visita por su cuenta o acompañado de un familiar o un amigo. Por eso, hay que considerar las posibles soluciones que no necesariamente suponen un gran gasto y que pueden generar un retorno importante en prestigio y número de visitas. Esperemos que el gran trabajo que está llevando a cabo Antonio Espinosa en Vilamuseu sea el estandarte en el que muchos museos encuentren referencias y soluciones para que estén verdaderamente abiertos a todas las personas.

Vuelven las Jornadas Letras para Todos sobre lectura fácil

Imagen del I Encuentro Letras para Todos

Ya estamos preparando la nueva edición del Encuentro “Letras para todos” para volver a compartir experiencias sobre la lectura fácil. De nuevo, Feaps, Factoría de Arte y Desarrollo, Altavoz Cooperativa y Dilofácil se ponen en marcha para repetir el evento en Casa del Lector, en Matadero Madrid. La cita tendrá lugar este año los días 20 y 21 de noviembre.

El encuentro de este año tendrá el mismo formato que el año pasado y que tan buen resultado dio. Por las mañanas, tendrán lugar sendas mesas de expertos. En esta ocasión, nos centraremos en experiencias que relacionan la lectura fácil con el acceso a un derecho fundamental, como es la justicia, y a experiencias en las que la lectura fácil está conectada con la tecnología. Descubriremos algunas interesantes aplicaciones que ya están funcionando y que abren nuevas puertas al desarrollo de esta técnica de redacción para todas las personas.

A continuación, escucharemos a los ponentes que nos contarán sus buenas prácticas. Ya podéis enviar vuestras propuestas, como os explicamos en esta página. Recordad que el encuentro solo tiene sentido cuando compartimos experiencias que permitan expandir el uso de la lectura fácil y que todas las personas con dificultades de comprensión lectora tengan una oportunidad de disfrutar con los libros.

La tarde del día 20 se dedicará a varios talleres. Volverá a haber un taller abierto a vuestras propuestas, como os contamos aquí. Ya podéis empezar a enviar vuestras ideas. Además, este año habrá talleres específicos sobre teatro y textos novelados e informativos. Por último, volveremos a repetir el taller de validación de textos, porque consideramos que es necesario sensibilizar sobre una parte fundamental del proceso de la lectura fácil: contar con los usuarios para evaluar los textos adaptados.

Como culminación, este año cerraremos con dos conferencia especiales. Por una parte, una representante de la asociación Clarity International, una organización que promueve el lenguaje sencillo en el derecho y la justicia. Por otra, una miembro de la IFLA, la Federación Internacional de Bibliotecarios. La IFLA fue la primera organización que redactó unas pautas sobre esta técnica inclusiva y su experiencia es fundamental para su desarrollo. Por último, este año no os debéis perder el cierre, que también tendrá acento musical.

Os esperamos a todos. Ya podéis inscribiros a través de la web de “Letras para todos” y consultar los detalles del programa.