Un premio para Léelo Fácil

Los participantes del proyecto Léelo Fácil junto con el presidente del CERMI

Los que nos seguís habitualmente conocéis Léelo Fácil. Este proyecto, del que hemos hablado en anteriores ocasiones, une la lectura fácil y la tecnología para conseguir unas adaptaciones literarias enriquecidas con recursos digitales, como música e imágenes. Libros clásicos y contemporáneos están tanto en forma de aplicaciones (Léelo Fácil Ocio y Léelo Fácil Educación) como en web. De este modo, se creará de forma progresiva una biblioteca virtual en lectura fácil.

En 2015, el proyecto ha sido merecedor del Premio CERMI en la categoría de Acción Cultural Inclusiva. Según el CERMI, este proyecto obtiene el premio por “promover el enfoque inclusivo y de accesibilidad universal aplicados al ocio y la cultura, potenciando el uso de la lectura fácil como elemento diferenciador. Además, el proyecto contribuye a la creación de empleo entre personas con discapacidad y es fuente para la toma de conciencia y visibilidad del sector social como emprendedor económico”. Ayer, su presidente, Luis Cayo Pérez, entregó el premio en la sede de Plena Inclusión. El proyecto tiene varios argumentos para ser premiado:

  • La puesta a disposición del público de literatura clásica y contemporánea. Esta última es poco habitual todavía.
  • La selección de las obras se hace mediante votación abierta entre un grupo de obras propuestas.
  • El soporte digital que facilita la difusión gratuita y el enriquecimiento de los contenidos.
  • La participación muy activa de personas con discapacidad intelectual en el proceso.
  • La participación de diversas entidades vinculadas a la lectura fácil. Este es un gran mérito de Plena Inclusión España, que ha congregado a entidades diferentes (entre ellas, dilofácil) a aportar su conocimiento para el buen fin del proyecto.

Léelo Fácil continuará este año. Todavía estamos organizando las acciones que tenemos previstas, pero pronto podréis disfrutarlas y participar en ellas.

Léelo Fácil ya tiene web con todos los títulos

Logotipo del proyecto Léelo Fácil

Léelo Fácil es un proyecto liderado por FEAPS y que cuenta con varias entidades colaboradoras para su desarrollo, como Altavoz Cooperativa, Fundación Ademo, Oneclick y dilofácil. El objetivo es adaptar y publicar obras clásicas y contemporáneas a lectura fácil y volcarlas a soportes digitales. En el primer año, como ya os contamos en un post anterior, se hizo una aplicación para móviles y tablets. En este segundo año, se ha creado la web www.leelofacil.org como biblioteca virtual para incluir todos los títulos que se han adaptado.

Este año se ha apostado por las escritoras, para subrayar el importante papel de la mujer en la literatura. Por eso, se han seleccionado los títulos “La gota de sangre”, de Emilia Pardo Bazán, como título clásico; y dos obras de la escritora contemporánea Laura Gallego: la obra de teatro “La reina Mab” y el cuento “La alondra”. Como novedad añadida, estos tres títulos también se han traducido al inglés en lectura fácil.

Sin duda, Léelo Fácil reúne muchos elementos innovadores:

  • Trabaja con grupos de validación de textos constituidos como empresa, por lo que se empieza a ver que la lectura fácil es una opción de negocio.
  • Une la lectura fácil a la tecnología, lo que subraya que la comprensión textual puede vincularse a las tendencias actuales. Es más, la tecnología ha permitido un enriquecimiento digital con imágenes y sonido que aporta mucho a la comprensión.
  • Se hace multilingüe, porque el año pasado se tradujeron a catalán, vasco y gallego (solo disponible de momento en las apps “Léelo Fácil Educación” y “Léelo Fácil Ocio” en Android e iOS) y este año al inglés. De este modo, se percibe que la lectura fácil trasciende los idiomas.

El proyecto va a continuar el próximo año con más novedades para promover la lectura fácil en soporte digital. Os recomendamos que no os perdáis sus avances.

La calle 25, una buena práctica de lectura fácil

Portada de "La calle 25"

María José Marrodán es una pedagoga riojana que también tiene inclinaciones literarias. Además de publicar poesía y relatos, se ha lanzado a la lectura fácil con una iniciativa verdaderamente innovadora: escribir novelas en lectura fácil en las que las personas con discapacidad intelectual van más allá de las pruebas de contraste de comprensión y participan activamente en la obra, casi en un proceso de cocreación.

“La calle 25” es su segunda obra de estas características, después de haber publicado hace cuatro años “El misterio de los marcos desaparecidos”. Se trata de un relato en el que la discapacidad intelectual aparece sin quedar marcada ni estigmatizada. Por el contrario, la imagen se normaliza, se integra en la sociedad. El protagonista tiene una discapacidad intelectual, pero el lector lo percibe de forma indirecta. De este modo, esta obra contribuye a incluir socialmente a este colectivo, sin ponerle una etiqueta, sino subrayando su carácter de persona.

Por otra parte, en los aspectos de técnica, cuida mucho el vocabulario, con frases muy cercanas a formulaciones orales y diálogos que agilizan la narración. Las ilustraciones son un punto opuesto a lo experimentado en “El misterio de los marcos desaparecidos”: se alejan del realismo y se hacen más creativas, pero con formas definidas e interpretables.

Un aspecto importante es el resumen al final de cada capítulo, que permite hacer una solución original: primero, porque refuerza el recuerdo a personas con alguna dificultad cognitiva de memoria; y segundo, porque permite dar una alternativa de lectura a personas que tienen un nivel lector más bajo. Así, de un modo indirecto, el libro permite la lectura para dos niveles de lectores.

La historia es sencilla, agradable y cotidiana, sin pretensiones ni extravagancias. Es una novela en la que las personas con discapacidad intelectual se pueden sentir reflejadas, con preocupaciones y problemas habituales, como las relaciones sociales o el conocimiento de un entorno nuevo. Sólo esperamos que esta buena práctica tenga continuidad y que María José Marrodán vuelva a publicar más narraciones de este formato. Satisfacer las necesidades lectoras de un público tan específico es, desafortunadamente, un ejemplo todavía poco habitual.

Léelo fácil, un proyecto de futuro en lectura fácil

Logotipo del proyecto Léelo Fácil

El proyecto “Léelo fácil” es una iniciativa de la que ya hemos hablado anteriormente en este blog. Se trata de la adaptación de obras literarias a lectura fácil para su publicación en soporte electrónico. De este modo, se busca la integración de la lectura fácil con la tecnología. La Confederación FEAPS es la promotora y líder del proyecto junto con Altavoz Cooperativa, una iniciativa de la misma organización en la que las personas con discapacidad intelectual son cooperativistas y desarrollan varias líneas de negocio relacionadas con la accesibilidad cognitiva.

El proyecto “Léelo fácil”, en el que dilofácil ha colaborado, cuenta también numerosos rasgos que lo hacen único e integral:

  • Las obras adaptadas son clásicas sin derechos de autor (en este caso, dos leyendas de Bécquer: “El monte de las ánimas” y “El rayo de luna”) y contemporáneas cedidas por los autores (“Voces del futuro” del escritor Jordi Serra).
  • Estas obras se eligieron mediante votación abierta en internet entre un grupo de cinco títulos por categoría: educativo y ocio. Por tanto, se conciben las adaptaciones tanto para la enseñanza como para el entretenimiento.
  • La redacción de las adaptaciones ha sido realizada por un par formado por una persona con discapacidad intelectual y otra sin discapacidad intelectual, en un proceso metodológico promovido por Confederación Feaps. En este proceso, han contado con el acompañamiento de dilofácil.
  • Las adaptaciones se han sometido a pruebas de contraste con lectores de Feaps Madrid (Aspacen) y Confederación Feaps (mediante otro par de lectores con y sin discapacidad intelectual). Por tanto, cumple un aspecto fundamental en la metodología de la lectura fácil: la corroboración por parte de los lectores de que el texto es adecuado.
  • Las adaptaciones se volcarán en una aplicación, desarrollada por la empresa One Click, que será gratuita para diversos dispositivos. La tecnología permitirá dar más valor a las adaptaciones con la incorporación de ilustraciones y glosarios que refuerzan la comprensión.
  • Por último, las obras seleccionadas se presentarán en castellano, catalán, gallego y vasco, con traducciones realizadas por organizaciones vinculadas a la lectura fácil. Son la Associació Lectura Fàcil para el catalán, FADEMGA para el gallego y Lectura Fácil Euskadi para el vasco.

Se prevé que todo esté listo para junio, fecha en la que estará disponible la aplicación con los textos. Desde luego, como se ha descrito, es una buena práctica paradigmática en la lectura fácil, porque cuenta con las personas con discapacidad intelectual en el proceso de adaptación y contraste lector, fomenta el vínculo entre tecnología y lectura fácil, se presenta en todas las lenguas oficiales en España y ha creado una colaboración entre varias entidades implicadas en el fomento de la lectura fácil.

Por último, desde dilofácil queremos hacer una mención especial a las adaptadoras, que han realizado un extraordinario trabajo que pronto verá la luz y todos los lectores podréis disfrutar.

Hoichi, un buen ejemplo en lectura fácil

Portada del libro Hoichi

Un ejemplo recién llegado a nuestras manos ha sido el cuento “Hoichi”. Se trata de un cuento japonés redactado originalmente por el escritor griego Lafcadio Hearn y adaptado a lectura fácil por Esther Pulido del Río. La obra se ha publicado con el apoyo de la Sociedad Insular para la Promoción de las Personas con Discapacidad (SINPROMI) de Tenerife. El libro cuenta la historia de un músico ciego, Hoichi, que es invitado a dar un concierto con un público más que sorprendente.

A nuestro juicio, esta novela es un buen ejemplo de lectura fácil porque tiene varios valores:

  • Acerca una historia de una cultura lejana.
  • Los textos han sido contrastados con un grupo de lectores (del Programa de Transición del Proyecto Incluye 010).
  • Las ilustraciones son de un grupo de personas con discapacidad intelectual (del Taller de Artes Plásticas Giro-Arte).
  • Al final del texto hay una serie de actividades propuestas en el caso de que la lectura se haga en clubes de forma conjunta.

Por tanto, es una narración que lleva el principio de inclusión por todos sus elementos y coincide con los principios que defiende dilofácil respecto al método que debe aplicarse en la lectura fácil: no se trata sólo de unas pautas de redacción y publicación, sino de la implicación de los lectores en pruebas de contraste de los textos, que permitan su afinamiento y mejor.

“Hoichi” está disponible tanto una versión en papel como otra en versión digital.