Fichas de accesibilidad a museos (II)

Las cuestiones relacionadas con la accesibilidad física han sido, hasta ahora, las que han generado más acciones para eliminar barreras. El acceso a los espacios era la prioridad, primero, por la visibilidad de las barreras y las personas en silla de ruedas y, segundo, porque eran las acciones más fáciles de intuir (una rampa, un pasamanos, un ascensor), aunque no se resolvieran adecuadamente.

El siguiente salto tiene que ver con la accesibilidad en la comunicación. En este caso, hay una falta relativa de especialistas y una falta de intención de invertir y adquirir estos productos. Por ejemplo, hablar de accesibilidad a museos implica, fundamentalmente, que el visitante pueda disfrutar del conocimiento y comprensión de las obras expuestas. En este sentido, las respuestas pueden ser a través de la tecnología (llámense audioguías o planos hápticos) y a través de la contratación de personal para visitas guiadas.

Las fichas elaboradas por la Asociación de Museos de Berlín se centran en la discapacidad visual y en la discapacidad auditiva. El peso fundamental de la evaluación está en la valoración de los recursos para facilitar el acceso a los contenidos expositivos, que se hace de forma bastante exhaustiva.

Descarga la ficha de accesibilidad visual y la ficha de accesibilidad auditiva a museos.

Fichas de accesibilidad a museos (I)

El acceso a la cultura es un derecho universal. Este derecho está refrendado en la Convención Internacional de los Derechos de las Personas con Discapacidad. Sin embargo, es un hecho que los museos y otros espacios culturales no están pensados para todos, en la inmensa mayoría de las ocasiones.

Desde el punto de vista técnico, iniciativas como las Guías de Recursos Turísticos Accesibles (entre ellos, los museos) de la organización no gubernamental Predif han tenido un importante impacto, ya que han elaborado diagnósticos de accesibilidad muy exhaustivos a través de unas fichas detalladas. Estas guías han permitido dar información concreta a los usuarios y han hecho visible los museos La limitación que hay en España es la falta de un sistema que permita obligar a los museos a que sus instalaciones y exposiciones estén pensadas para todos.

En Alemania se ha dado un importante paso en este sentido. La Asociación de Museos de Berlín, junto con el Gobierno de la ciudad, han elaborado unas fichas para evaluar la accesibilidad de las exposiciones. Son cuatro fichas, una por cada tipo de discapacidad, que deben ir firmadas por un perito que audita los museos y ratifica que cumplen con los criterios de accesibilidad exigidos. Por otra parte, el organizador debe firmar un compromiso de responsabilidad. El incumplimiento deriva en sanciones.

La aplicación está todavía en un estadio inicial, pero supone un paso muy importante por dos motivos: se organiza un sistema de peritaje formalizado para valorar la accesibilidad y se establece un sistema de sanciones por incumplimiento. De este modo, se da un salto: del voluntarismo de los organizadores en que los derechos de las personas con discapacidad sean una realidad a la obligación gracias a un sistema de vigilancia efectivo.

Se puede descargar la introducción que aporta más datos sobre la creación de las fichas y las fichas de evaluación vinculadas a la movilidad. dilofácil ha traducido estas fichas con la colaboración de Creaccesible gracias al acuerdo con la Asociación de Museos de Berlín (Landesverband der Museen zu Berlin e.V.).

Las pautas de lectura fácil de la IFLA, en español

dilofácil, en colaboración con Creaccesible, ha dado un paso más en la promoción de la lectura fácil en España y los países de habla hispana. La semana pasada firmó un acuerdo con la Federación Internacional de Asociaciones e Instituciones Bibliotecarias (IFLA, en sus siglas en inglés) para publicar la primera traducción al español de las “Directrices para materiales de lectura fácil”. La IFLA publicó en inglés por primera vez en 1997 estas pautas y las revisó en 2010. Hasta la fecha, no se había traducido ninguna de las dos versiones a nuestro idioma.

De este modo, dilofácil pone a disposición de todo el mundo, de forma gratuita y a través de este blog, la traducción al español de las “Directrices para materiales de lectura fácil” de la IFLA revisadas en 2010. La edición mantiene no sólo la exactitud en el texto, sino también respeta al máximo el diseño original de la publicación de la IFLA. Con esta traducción, se quiere contribuir a la difusión de la lectura fácil y a la concienciación sobre la necesidad de aumentar la accesibilidad a los contenidos. Esperamos que este hito impulse nuevas ediciones de tanto de literatura, como de documentos o impresos legales y oficiales.

La lectura fácil es una técnica de publicación que beneficia principalmente a personas con discapacidad intelectual, pero también favorece a personas inmigrantes con bajo conocimiento del idioma del país de acogida y personas con un bajo nivel de alfabetización. Mediante esta técnica, se pretende facilitar la comprensión de cualquier texto a todas las personas, con el fin de impulsar su independencia y su participación social.

Descarga las Directrices para materiales de lectura fácil de la IFLA en español.