Un encuentro de lectura fácil muy completo

Imagen de una de las mesas de conferencias en el encuentro de lectura fácil

Los pasados 20 y 21 de noviembre se celebró la segunda edición del Encuentro Nacional de Buenas Prácticas en Lectura Fácil “Letras para todos”, coorganizado por Plena Inclusión España, Factoría de Arte y Desarrollo, Cooperativa Altavoz y dilofácil. Ha sido una nueva ocasión, como el año pasado, de reunir a cerca de 200 personas interesadas en la lectura fácil en la Casa del Lector de Madrid, que se prestó de nuevo a ceder su espacio para este evento.

La combinación de conferencias, presentación de buenas prácticas y participación en talleres se ha mostrado óptima. Las dos mesas de conferencias se centraron en el derecho y en la tecnología, respectivamente. Los ponentes nos presentaron razones para aplicar un lenguaje más sencillo en el ámbito jurídico y nos enseñaron proyectos tecnológicos en los que la lectura fácil tiene un papel relevante, tanto para la publicación de textos como para ser herramientas en la adaptación. Estas conferencias se completaron con la participación de dos organización fundamentales para la lectura fácil: Clarity e IFLA.

Este año se recibireron una veintena de buenas prácticas. Como el año pasado, se eligieron seis en función de los criterios públicos que aparecen en la web de “Letras para todos”. Los participantes nos enseñaron cómo la lectura fácil es una herramienta muy útil para la prevención de abusos y violencia de género y cómo reúne a personas de muy diferentes perfiles para disfrutar de la lectura. Además, nos mostraron resultados tan sorpredentes como un juego parecido a la oca para competir entre clubes de lectura fácil o cuentos totalmente ilustrado en los que habían participado para su validación lectores con dificultades de comprension.

Los talleres también tuvieron una gran afluencia. La literatura, los textos informativos, los textos dramáticos y la validación fueron el objeto de trabajo en esta ocasión. La finalidad era poner a trabajar a todos para acercar de una manera directa a los participantes a la lectura fácil.

Terminamos cansados pero muy contentos. Hay una demanda creciente y tenemos la determinación de repetir. Será el próximo año. De momento, de esta edición, podéis descargaros las presentaciones en la web y ver los vídeos completos de las conferencias y buenas prácticas.

La lectura fácil llega a la Feria del Libro de Madrid

Imagen de la portada de la presentación de dilofácil y Feaps sobre lectura fácil en la Feria del Libro

El escenario no podía ser mejor: la Feria del Libro de Madrid. La Subdirección General de Promoción del Libro, la Lectura y las Letras Españolas organizó el pasado 3 de junio un “Encuentro de buenas prácticas en el fomento de la lectura“e invitó a dilofácil para hablar sobre la lectura fácil. Desde dilofácil, creímos que era importante que Feaps participara también, por ser una organización comprometida con este método de fomento lector para públicos con dificultades de comprensión y con quienes trabajamos regularmente en diversos proyectos. Los organizadores han publicado el vídeo en el que podéis ver nuestra intervención.

El objetivo era claro: dar a conocer al público general qué era la lectura fácil, por qué era una buena práctica y qué ejemplos de aplicación tiene que pueden ser replicables. Como dijo una persona del público a la salida del acto, cuando se ve el conjunto, se puede apreciar el gran número de cosas que ya se han hecho:

  • el Encuentro “Letras para  todos“, que se celebró el año pasado por primera vez y que se repetirá a finales de noviembre de este año;
  • las numerosas publicaciones adaptadas, tanto literarias, como informativas o jurídicas;
  • la formación a nuevos adaptadores;
  • los diversos clubes de lectura fácil promovidos;
  • el proyecto inclusivo de incorporación de la lectura fácil para que el derecho a la justicia sea efectivo, que se plasmará pronto en la publicación de la Constitución y la Ley General de Derechos de las Personas con Discapacidad en lectura fácil;
  • la vinculación de la lectura fácil con la tecnología, a través del proyecto Léelo Fácil, que lanzó su primera versión el año pasado y pronto publicará sus nuevas obras para leer a través de la web.

Son muchas las iniciativas hechas, pero queda tanto por hacer como nuestra imaginación y los recursos disponibles nos permitan. Salimos con una buena sensación: haber difundido una forma de lectura inclusiva, que piensa en los que tiene más barreras frente a los textos, ante un público que pudo hacerse una idea clara de cómo personas con dificultades de comprensión lectora pueden acercarse a los libros y sentirlos cercanos.