La lectura fácil, ¿motiva o desincentiva el avance lector?

Lluvia de letras sobre un libro

¿Es la lectura fácil una fórmula para exigir menos a la gente? ¿Para hacerla más vaga leyendo? ¿Para bajar el nivel general de lectura? Quien piense esto no solo se equivoca, sino que desconoce profundamente el significado de la lectura fácil.

La lectura fácil es una solución inclusiva que permite a muchas personas comprender los textos que, de otra forma, estarían fuera de su alcance. Hay un grupo importante de personas, como aquéllas que no han terminado los estudios básicos, las que están aprendiendo el idioma del país de acogida o las que tienen algún tipo de discapacidad, que encuentran en los textos una barrera. Una adaptación de los mismos a sus circunstancias les facilita el ejercicio de los derechos y la participación social.

Estos textos de lectura fácil no pretenden ser un acomodo simple. Simplicidad es un adjetivo contrario a la lectura fácil. Se trata de elaborar textos adecuados a esas dificultades, pero de calidad, sin menospreciar ni al texto original ni a la persona que lo va a leer. Además, la incorporación de vocabulario a través de los glosarios, las explicaciones contextuales o el acompañamiento gráfico supone una manera de incentivar y fortalecer el crecimiento lector. No se trata de manejar un vocabulario limitado y encerrarse en él, sino utilizarlo de plataforma para que la persona adquiera más palabras para su lenguaje habitual conociendo su significado y su correcta aplicación.

Por último, la lectura fácil también supone un compromiso con una forma de comunicar en la que se renuncia a textos que pretenden mostrar un lucimiento personal, una pedante vanidad o una posible cultura elevada en un lugar que no procede. Un texto es una forma de comunicación. La comunicación tiene dos sujetos: emisor y receptor. Si el que emite el mensaje no es entendido por el que lo recibe, ¿de qué sirve? Se perderá.

En el I Encuentro Nacional de Buenas Prácticas en Lectura Fácil “Letras para todos” tendrán lugar ponencias y talleres que incidirán en aclarar estas ideas.

Inscríbete a través de nuestra web en http://www.letrasparatodos.org/inscriacutebete.html

La lectura fácil encuentra un nuevo lugar

Logotipo de lectura fácil

Bienvenidos.

Los interesados en la lectura fácil encontrarán aquí su espacio y su aliado.

Vamos a difundir una forma de comunicación más accesible, más sencilla, más cercana a todos los ciudadanos.

Vamos a convencer de que se puede escribir sin letras pequeñas, sin tecnicismos y giros sólo comprensibles para unos pocos, con claridad para todas las personas.

Vamos a trabajar con profesionalidad, generando confianza en nuestros clientes, con una sincera vocación social y teniendo presentes los principios del Diseño para Todos.

Esto es dilofácil. Estamos a vuestra disposición.

Lectura fácil: aplicaciones en educación

Profesora dando clase

La lectura fácil es una herramienta de redacción y publicación, pero principalmente es una herramienta de comunicación. A través de este método, la explicación de conceptos puede ser más sencilla y directa. De este modo, la comprensión también se simplifica y se hace más eficaz. En definitiva, el proceso de comunicación sale fortalecido aplicando una forma más clara de redacción.

La lectura fácil ya ha demostrado su éxito en personas con discapacidad, pero las dificultades de comprensión lectora también existen en personas sin discapacidad. Por ejemplo, hay niños que durante sus estudios básicos tienen profundos problemas para entender algunas materias y, en ocasiones, el buen hacer de los profesores no resulta efectivo. La lectura fácil se puede convertir en un instrumento más de apoyo para conseguir el objetivo final de transmitir conocimientos necesarios para la formación del alumno.

La lectura fácil ya se ha trabajado con alumnos inmigrantes no hispanohablantes y se están empezando a aplicar en clases de refuerzo, personas con dislexia o con trastornos de hiperactividad y atención. Las pautas de redacción de la IFLA, que tradujimos recientemente, son un buen arranque para familiarizarse con esta técnica. Muy pronto publicaremos una investigación que recoge y sistematiza, por primera vez, el conocimiento acumulado en torno a la lectura fácil y en el que se podrán descubrir más claves de aplicaciones prácticas.

Fichas de accesibilidad a museos (II)

Las cuestiones relacionadas con la accesibilidad física han sido, hasta ahora, las que han generado más acciones para eliminar barreras. El acceso a los espacios era la prioridad, primero, por la visibilidad de las barreras y las personas en silla de ruedas y, segundo, porque eran las acciones más fáciles de intuir (una rampa, un pasamanos, un ascensor), aunque no se resolvieran adecuadamente.

El siguiente salto tiene que ver con la accesibilidad en la comunicación. En este caso, hay una falta relativa de especialistas y una falta de intención de invertir y adquirir estos productos. Por ejemplo, hablar de accesibilidad a museos implica, fundamentalmente, que el visitante pueda disfrutar del conocimiento y comprensión de las obras expuestas. En este sentido, las respuestas pueden ser a través de la tecnología (llámense audioguías o planos hápticos) y a través de la contratación de personal para visitas guiadas.

Las fichas elaboradas por la Asociación de Museos de Berlín se centran en la discapacidad visual y en la discapacidad auditiva. El peso fundamental de la evaluación está en la valoración de los recursos para facilitar el acceso a los contenidos expositivos, que se hace de forma bastante exhaustiva.

Descarga la ficha de accesibilidad visual y la ficha de accesibilidad auditiva a museos.