“Misión en río Ébola” en lectura fácil

Mesa de presentación del libro "Misión en río Ébola". De izquierda a derecha: Óscar García Muñoz, de dilofácil; Antonio de Benito, autor; Miguel Ángel Varona, de San Juan de Dios; Maribel Riaza, de Everest; y José María Viadero y Julián Sánchez, de San Juan de Dios.

El pasado viernes 6 de marzo se presentó el cuento infantil “Misión en río Ébola”, escrito por Antonio de Benito y adaptado a lectura fácil por dilofácil. Editada por Everest y promovida por la Orden Hospitalaria de San Juan de Dios, el cuento es un homenaje a los hermanos Miguel Pajares y Manuel García Viejo, fallecidos a causa del ébola contraído en África. La obra tiene numerosos elementos simbólicos y de transmisión de valores. Un reto importante en la adaptación era mantener el espíritu del original, como exigen las pautas de lectura fácil. El resultado así lo muestra.

Entre las acciones de adaptación más destacadas, cabe señalar la división del texto en capítulos, la inclusión de resúmenes al final de cada capítulo para facilitar el seguimiento de la obra y la presentación de los personajes al principio, con el fin de que fuera un apoyo de lectura. Además, se han trabajado las frases y el vocabulario para hacerlos más sencillos. En el aspecto de diseño, las ilustraciones se incorporan en los puntos que coinciden con la acción que representan y cuentan con pies descriptivos. También el tamaño de la letra es más grande y se ha distinguido mediante sangrado la introducción de diálogos. El color también tiene una idea de pauta de lectura. En cuanto a las actividades finales, se han modificado algunas respecto al original, para adecuarlas al público objetivo al que se dirigen. Como toda obra en lectura fácil que cumple con la metodología, el texto fue evaluado por lectores de Cooperativa Altavoz, que propusieron mejoras para que el resultado final fuese óptimo.

El cuento está dirigido a niños de entre 5 y 9 años. Con la adaptación a lectura fácil, el alcance será mayor, puesto que niños con dificultades de comprensión lectora encontrarán una obra que les permita sumergirse en esta historia. Miguel Pajares y Manuel García Viejo recibieron el homenaje de los asistentes a la presentación del libro. Este pequeño cuento servirá para guardar la memoria de dos hombres que decidieron desplazarse a un país muy pobre para aportar su trabajo e intentar mejorar la salud de muchas personas sin recursos.

Literatura en lectura fácil

Varios libros abiertos sobre una mesa

La lectura fácil, como técnica de redacción inclusiva para personas con dificultades de comprensión lectora, surgió desde las bibliotecas y los bibliotecarios. Fueron ellos los que se plantearon cómo acercar los libros a todas las personas, especialmente la literatura, para que cualquier pudiera disfrutar del placer de la lectura y de imaginar escenarios, historias y personajes. Para ello, nos remontamos a finales de los años sesenta del siglo pasado en Suecia. En este país, hoy se encuentran más de 700 títulos diversos adaptados a lectura fácil. Cada año, la editorial vinculada a la Fundación Lectura Fácil publica unos 30 títulos nuevos.

En España, existen títulos, aunque con cuentagotas. Son pocas las editoriales que han apostado, aunque algunas han consolidado esa línea de forma progresiva. La más prolífica ha sido Almadraba/Castellnou, que lleva ya publicados más de 25 títulos diferentes de clásicos de la literatura en versiones adaptadas en castellano y catalán dentro de la colección “Kalafate”. Otra editorial que ha hecho una apuesta limitada ha sido Everest, con la colección “Fácil de leer”. En ella, han lanzado 8 títulos originales siguiendo las pautas de lectura fácil con el objetivo de alcanzar a un público no sólo con dificultades de comprensión, sino incluso también a los que son poco aficionados a la lectura. También la editorial La mar de fácil también han lanzado títulos originales de autores actuales, aunque sólo en catalán.

La distribución de estas obras todavía es compleja y, aunque existen librerías que venden estos libros, la fórmula que se está encontrando de apoyo a su difusión es a través de las bibliotecas. Existen numerosos clubes de lectura fácil repartidos por toda la geografía española, pricipalmente en Cataluña, pero también en el País Vasco, Castilla y León o Madrid. De este modo, se empieza a crear el hábito lector a públicos que, hasta la fecha, cuando querían tener libros comprensibles, eran desviados a la sección de infantil y juvenil.