La lectura fácil coge forma en Plena Inclusión Madrid

Públicos beneficiarios de la lectura fácil en el servicio Adapta

La reciente creación del servicio Adapta de Plena Inclusión Madrid (la antigua FEAPS Madrid) es una muestra de cómo la lectura fácil se consolida como una línea estratégica dentro de esta federación de apoyo a personas con discapacidad intelectual. Si la lectura fácil tiene presencia y fuerza, es fundamentamente porque uno de sus públicos beneficiarios, las personas con discapacidad intelectual, y las organizaciones que les apoyan han tomado esta solución de accesibilidad como un punto de apoyo en la reivindicación del ejercicio de sus derechos y de su inclusión social.

Por otra parte, este hecho demuestra cómo la lectura fácil se ha hecho un hueco importante en la economía de la accesibilidad, entendida como conjunto de organizaciones que hacen de la accesibilidad una línea de negocio y trabajo permanente.

Adapta es un servicio que Plena Inclusión Madrid ofrece para adaptar y hacer pruebas de contraste de textos en lectura fácil. También ofrece cursos de formación. Además, de forma interna, ha creado una red de expertos para coordinar la actividad de lectura fácil entre las asociaciones que forman parte de esta federación.

Esta organización ha realizado una profunda actividad formativa entre técnicos y personas con discapacidad intelectual a través del programa “Refácil”, que ha contado con el apoyo de la Fundación Monte Madrid. Hoy, Plena Inclusión Madrid cuenta con un centenar de validadores formados en pautas de lectura fácil y preparados para formar grupos de contraste lector, para confirmar que los textos de lectura fácil cumplen con las pautas establecidas y son verdaderamente comprensibles para los públicos beneficiarios.

Esta es una primera piedra dentro de un mercado creciente en el que ya existen organizaciones consolidadas y creíbles y donde empieza a surgir una competencia poco formada y profesionalizada. No es una novedad dentro de la accesibilidad, en la que el intrusismo es habitual. Por este motivo, la creación de estructuras sólidas que proyecten a la sociedad una línea de trabajo en lectura fácil con estas características es siempre bienvenida, porque:

  • Permite mostrar la potencia de la lectura fácil como solución para todas las personas.
  • Organiza la posibilidad de que las personas con discapacidad intelectual encuentren una alternativa laboral y entren en la creación de un círculo virtuoso, donde la colaboración en textos de lectura fácil refuerza sus derechos y su inclusión y aporta a la sociedad además una mejora sustancial de comprensión lectora para otros públicos.

Si queréis conocer más detalles del servicio Adapta, podéis ver este vídeo.