Accesibilidad a las finanzas contada de forma accesible

Portada de la guía "Finanzas accesibles para todas las personas"

La guía “Finanzas accesibles para todas las personas” ha sido una publicación lanzada el pasado 5 de octubre, día de la Educación Financiera. La Fundación ONCE, promotora de este manual, ha editado la obra también en lectura fácil con la colaboración de dilofácil.

Esta guía detalla las obligaciones y buenas prácticas que deben cumplir los bancos para garantizar la accesibilidad a sus servicios financieros, bien en las oficinas, bien a través de servicios a distancia (teléfono, internet). Una cuestión importante que trata son aspectos relacionados con la necesidad de la educación financiera y la accesibilidad a los textos. También explica algunas cuestiones básicas para la gestión de la accesibilidad y normas de atención a clientes con discapacidad.

Para hacer esta guía en lectura fácil, hemos tenido que afrontar varios retos:

  • La densidad de la información: había muchas ideas expuestas.
  • La abstracción de muchos conceptos: no ya solo dimensiones, sino también textos muy teóricos, como los principios del diseño para todos, por poner un ejemplo.
  • El vocabulario específico: no referido a cuestiones financieras, sino a accesibilidad.

La lectura del original obligaba a reordenar algunas ideas, sobre todo en la parte introductora, así como eliminar cuestiones que aparecían repetidas expresadas de modo diferente. Además de suprimir esa parte inicial para aligerarla, había que exponer de forma clara una teoría muy desconocida para los que no conocen qué significan términos como diseño para todos o cuáles son sus principios elementales. ¿Cómo solucionarlo? La exposición de ejemplos concretos era una de las líneas a seguir.

En la parte más específica de accesibilidad, había que prescindir de las dimensiones, porque ¿qué significa que la puerta debe tener 80 centímetros de ancho? En estos casos, había que explicar los porqués de esas pautas y elaborar frases directas que expresaran la finalidad de la misma sin entrar en medidas.

Por último, el vocabulario específico se limitó y se expresó de formas alternativas. Solo aquellas palabras imprescindibles se mantuvieron, acompañadas de las correspondientes definiciones. Ante la densidad de información, no podíamos caer en el error de convertir los márgenes de la obra en un diccionario que habría saturado al lector.

Lectura fácil es aplicar unas pautas y una metodología, pero significa también aplicar unos criterios de ordenación de la información y tomar unas decisiones a la hora de adaptar los textos. Muchas veces no son sencillas, muchas veces pueden no ser las mejores. Solo el lector nos da la verdadera referencia: su comprensión es nuestro éxito.

Juegos de finanzas en lectura fácil

Imagen de los cuatro juegos adaptados por dilofácil para la CNMV

La lectura fácil entra poco a poco en las finanzas. La Comisión Nacional del Mercado de Valores (CNMV) tiene un plan de educación financiera en el que han apostado por la lectura fácil como forma de redacción. Las finanzas forman parte de la vida diaria y afectan de manera importante a nuestras vidas, como ya hemos tratado en algún post anterior.

Dentro de la formación que ofrecen para adolescentes a través de la web, hay materiales didácticos que son de uso para profesores de enseñanza secundaria con diversas actividades. Algunas de esas actividades se han organizado mediante juegos que, inicialmente, no estaban adaptados para públicos con dificultades de comprensión lectora. Finalmente, en un proyecto de la CNMV junto con la Fundación ONCE se ha dado ese paso. dilofácil ha realizado la adaptación de los textos, para lo que ha contado también con grupos de lectores de la Fundación Aprocor, que han valorado tanto la comprensión como la usabilidad.

Por el momento, sólo hay cuatro juegos disponibles, como se puede ver en la imagen de este post, pero con el tiempo se realizarán todos los demás, de modo que aprender sobre finanzas de un modo lúdico y sencillo sea accesible para todos. De momento, el regulador ha mostrado una buena disposición para acercar un lenguaje complejo a la ciudadanía. Esperemos que este ejemplo aliente a las entidades privadas a seguirlo como forma de acercamiento a sus clientes.

La Madrid Accessibility Week se interesa por la lectura fácil

Logotipo de la Madrid Accessibility Week 2014

Madrid Accessibility Week (MAW2014) es una iniciativa del “Máster de accesibilidad universal y diseño para todos” impartido por la Universidad de Jaén en colaboración con Fundación ONCE. Este máster online organiza esta semana presencial de conferencias para sus alumnos y para el público en general. Dentro del programa, ayer se celebró una jornada de “Comunicación y accesibilidad”, en la que participó dilofácil para hablar sobre la importancia de la lectura fácil como solución de accesibilidad a los contenidos escritos.

En la ponencia, se destacó que vivimos en el momento de la historia en el que se producen más textos, aunque nuestro entorno y nuestros hábitos están muy relacionados con las pantalla y lo visual. Sin embargo, en este momento, es necesaria una solución que acerque los textos a todas las personas. La lectura fácil no se limita a la aplicación de unas determinadas pautas, sino también suponen una forma de seleccionar la información relevante y de presentarla a los lectores. Óscar García Muñoz, responsable del proyecto dilofácil, mostró a los presentes varios ejemplos de diversas adaptaciones, tanto de textos literarios, como informativos, como en soporte web, y describió los elementos diferenciales y característicos de los mismos.

Los ponentes de la mesa realizaron interesantes aportaciones en sus conferencias: Dimas García Moreno, especialista en wayfinding, introdujo este concepto vinculado con la orientación accesible y su aplicación en el espacio construido; Jon Ibarra, de Puntodis, habló sobre la importancia de la señalización en la evacuación y avanzó las ideas que se trabajan en una nueva norma al respecto; Teresa Gallo, de Vía Libre, detalló los aspectos fundamentales para redactar un plan de señalización que tuviera en cuenta la accesibilidad; y, finalmente, Montserrat Carrillo, de Elea Soluciones, mostró el funcionamiento de un nuevo producto que detecta caídas en espacios domésticos.

Cabe destacar que, poco a poco, los estudios universitarios específicos de accesibilidad incluyen la comunicación y, específicamente, la lectura fácil, entre los contenidos del programa para sus alumnos. Ya lo ha hecho Lasalle y ahora la Universidad de Jaén. Pero la idea es que estos conceptos se integren de forma transversal en todos los estudios, porque es necesario tanto la sensibilización hacia la diversidad humana como una mejora en la comunicación escrita, con una técnica accesible como la lectura fácil.