Otra ley relevante adaptada a lectura fácil

Portada de la adaptación a lectura fácil de la Ley General de Derechos de las Personas con Discapacidad

La Ley General de los Derechos de las Personas con Discapacidad y de su Inclusión Social es un nuevo ejemplo de una adaptación de una norma jurídica a lectura fácil. Publicada por el Real Patronato sobre Discapacidad después de la adaptación de la Constitución, esta ley, de gran relevancia en el ámbito de los derechos individuales de las personas con discapacidad, se adapta también para que tenga un mayor alcance a su público objetivo.

Esta ley es un decreto legislativo, es decir, un encargo del Congreso al Gobierno para que ordene las normas dentro de un determinado ámbito. Había un gran número de normas relacionadas con esta área: la LISMI, de 1982; la LIONDAU, de 2003; y la transposición de la Convención Internacional de los Derechos de las Personas con Discapacidad, en 2011. La Ley General agrupa las dos primeras (junto con el Reglamento Sancionador), que eran específicas, en tanto que la transposición suponía la modificación de un gran número de normas de diversos niveles y áreas.

El enorme carácter técnico de la ley nos hizo replantear la adaptación para que la estructura tuviera un orden más lógico, pero sin dejar de tener una forma de ley. El Título Preliminar recoge solo tres de los artículos, que tenían contenido fundamental. A continuación, el Título 1 se divide en dos partes: la que afecta a los derechos y la que afecta a las obligaciones. En vez de adaptar cada artículo, se ha optado por adaptar los capítulos, que se referían a contenidos específicos. De este modo, se ha limpiado la parte más técnica para concentrarse en los aspectos esenciales que afectan directamente a las personas. De igual modo, se ha procedido en los otros dos títulos. El tercero, sobre infracciones y sanciones, se centra en aclarar los conceptos básicos y desarrollarlos de un modo práctico, como se refleja en el apartado titulado “Las multas”.

Esta adaptación se ha orientado a alcanzar a un mayor público con dificultades de comprensión lectora. Como explicamos en el artículo sobre la Constitución en lectura fácil, adaptamos la Carta Magna para un nivel más alto de comprensión lectora al existir una versión más sencilla. En el caso de la Ley, al ser la primera versión en lectura fácil, se ha querido abarcar al mayor público posible. Además, como parte necesaria y obligatoria del proceso, la Cooperativa Altavoz ha realizado la validación con un grupo de personas con dificultades de comprensión lectora que han hecho aportaciones muy relevantes.

Tanto la adaptación de la ley como de la Constitución suponen dos claros ejemplos de que se pueden redactar normas claras con un lenguaje más sencillo. Los más puntillosos podrán decir que faltan detalles técnicos. La cuestión es si esos detalles técnicos son verdaderamente necesarios o suponen un sobredimensionamiento normativo o, en caso de que sean necesarios, si no se pueden redactar originalmente de un modo más claro. Por supuesto, se puede, solo hacer falta querer hacerlo.

Cómo se hizo la Constitución española en lectura fácil

Portada de la Constitución española en lectura fácil

Ayer tuvo lugar la presentación en el Congreso de los Diputados de la nueva edición de la Constitución española en lectura fácil. Promovida por el Real Patronato sobre Discapacidad, ha sido un trabajo de equipo entre Plena Inclusión España, Cooperativa Altavoz y dilofácil. Esta edición recoge todos los artículos de la Carta Magna y ha cuidado tanto la redacción, como la maquetación y la validación con lectores.

La presente edición no es la primera, puesto que el precedente más antiguo es la edición que realizó la entonces Feaps Murcia (hoy Plena Inclusión Murcia) en 2012, dentro de las actividades conmemorativas del bicentenario de la Constitución de Cádiz. Esa adaptación no incluía todos los artículos, sino una selección que se centraba en los derechos y obligaciones y luego recogía la organización institucional y territorial de forma más global. El acercamiento de aquel entonces a una versión de un nivel más sencillo nos hizo plantearnos la necesidad de hacer un texto completo.

A la hora de hacer la adaptación, desde dilofácil se planteó dar las siguientes soluciones:

  • Una introducción general a la Constitución.
  • Una introducción de cada uno de los títulos que anticipara el contenido general de los mismos.
  • La redacción de un título para cada uno de los artículos (que no existen en el original).
  • El mantenimiento de algunas palabras más técnicas que eran relevantes y que se complementaban con unas definiciones al margen, de modo que reforzaban el progreso lector.

El arduo proceso de adaptación se apoyó en referencias bibliográficas que ayudaran a entender la interpretación exacta del contenido, para buscar la redacción más adecuada y encontrar la solución más directa y clara para transmitir el sentido original. El propio presidente del Congreso, en su presentación, destacaba la claridad de la redacción de los artículos, como podéis ver en el vídeo del acto.

Posteriormente, Cooperativa Altavoz trabajó la validación del texto con numerosas aportaciones muy valiosas para confirmar que el texto era comprensible para personas con dificultades lectoras. Sus correcciones, anotaciones y modificaciones han sido un pilar fundamental en esta versión, con lo que se confirma una premisa fundamental: la lectura fácil es una solución de diseño para todos que debe contar de forma absoluta en el proceso de desarrollo de un proyecto con los públicos a los que quiere beneficiar.

La labor se completó con la Red de Juristas de Plena Inclusión España, que revisaron el texto e incorporaron propuestas para ajustar el significado de los textos al original del texto constitucional y terminar de redondear el trabajo. Por último, no menos importante, se acometió la maquetación. Se optó por un diseño limpio, sencillo, donde los blancos tuvieran peso para aligerar la lectura y el color fuese un elemento que facilitara la distinción de contenidos, como muestran los detalles de los márgenes y los títulos de cada artículo. La portada de cada bloque de contenidos también se distinguía de forma clara por el color, el título y la ilustración que lo acompañaba, de modo que la navegación por la obra se hacía más sencilla.

La presente versión de la Constitución demuestra que el proceso de lectura fácil es complejo y requiere de un trabajo en común de muchas partes: adaptadores, validadores, editores y maquetadores, vinculados por unas pautas cuyo objetivo es conseguir que cualquier texto esté al alcance del mayor número posible de personas sin perder su atractivo. Esperemos que esta Constitución en lectura fácil anime a muchos a su lectura, con el fin de que sean conscientes de las premisas que marca la Carta Magna y sirva para enriquecer el debate democrático en nuestra sociedad.

Descarga la Constitución española en lectura fácil.

Publicamos el primer manual completo sobre lectura fácil

Portada del libro "Lectura fácil: métodos de redacción y evaluación"

El especialista en lectura fácil Óscar García Muñoz, de dilofácil, con el apoyo del Real Patronato sobre Discapacidad, Confederación FEAPS, Feaps Madrid y Creaccesible, ha publicado el libro “Lectura fácil: Métodos de redacción y evaluación”. Esta obra tiene el objetivo de difundir la lectura fácil y ofrecer una metodología sistematizada para facilitar la adaptación de textos.

La lectura fácil es una técnica de redacción y publicación orientada a hacer accesibles los contenidos a personas con discapacidad intelectual y con dificultades de comprensión lectora. No obstante, ha demostrado su eficacia en la comunicación y transmisión de mensajes a todo tipo de públicos.

Con anterioridad a la publicación, ya se han realizado trabajos de adaptación, con algunos proyectos emblemáticos ya comentados en este blog, como la “Guía de espacios y actividades de ocio y tiempo libre accesibles para todas las personas” de Predif y la web del CERMI.

El libro, gratuito y de descarga libre, se puede descargar en las webs de ambas organizaciones, en la web del Centro Español de Documentación sobre Discapacidad (CEDD) y en este blog.

También se puede obtener más información a través de la nota de prensa y de la entrevista al autor Óscar García Muñoz.