La Madrid Accessibility Week se interesa por la lectura fácil

Logotipo de la Madrid Accessibility Week 2014

Madrid Accessibility Week (MAW2014) es una iniciativa del “Máster de accesibilidad universal y diseño para todos” impartido por la Universidad de Jaén en colaboración con Fundación ONCE. Este máster online organiza esta semana presencial de conferencias para sus alumnos y para el público en general. Dentro del programa, ayer se celebró una jornada de “Comunicación y accesibilidad”, en la que participó dilofácil para hablar sobre la importancia de la lectura fácil como solución de accesibilidad a los contenidos escritos.

En la ponencia, se destacó que vivimos en el momento de la historia en el que se producen más textos, aunque nuestro entorno y nuestros hábitos están muy relacionados con las pantalla y lo visual. Sin embargo, en este momento, es necesaria una solución que acerque los textos a todas las personas. La lectura fácil no se limita a la aplicación de unas determinadas pautas, sino también suponen una forma de seleccionar la información relevante y de presentarla a los lectores. Óscar García Muñoz, responsable del proyecto dilofácil, mostró a los presentes varios ejemplos de diversas adaptaciones, tanto de textos literarios, como informativos, como en soporte web, y describió los elementos diferenciales y característicos de los mismos.

Los ponentes de la mesa realizaron interesantes aportaciones en sus conferencias: Dimas García Moreno, especialista en wayfinding, introdujo este concepto vinculado con la orientación accesible y su aplicación en el espacio construido; Jon Ibarra, de Puntodis, habló sobre la importancia de la señalización en la evacuación y avanzó las ideas que se trabajan en una nueva norma al respecto; Teresa Gallo, de Vía Libre, detalló los aspectos fundamentales para redactar un plan de señalización que tuviera en cuenta la accesibilidad; y, finalmente, Montserrat Carrillo, de Elea Soluciones, mostró el funcionamiento de un nuevo producto que detecta caídas en espacios domésticos.

Cabe destacar que, poco a poco, los estudios universitarios específicos de accesibilidad incluyen la comunicación y, específicamente, la lectura fácil, entre los contenidos del programa para sus alumnos. Ya lo ha hecho Lasalle y ahora la Universidad de Jaén. Pero la idea es que estos conceptos se integren de forma transversal en todos los estudios, porque es necesario tanto la sensibilización hacia la diversidad humana como una mejora en la comunicación escrita, con una técnica accesible como la lectura fácil.

¿Qué significa comunicación accesible?

Imagen simbólica de muñecos como personas intentando comunicarse

La comunicación es un proceso complejo que implica el intercambio de mensajes entre un emisor y un receptor mediante un determinado código (letras, símbolos, idioma) a través de un canal (la voz, el papel, una pantalla). Si existe alguna alteración en el proceso, puede ser que la comunicación sea imposible entre ambas partes. Esta es la teoría general, pero si vamos a cuestiones concretas de accesibilidad, ¿de qué estamos hablando?

La diversidad humana obliga a contemplar muchos elementos relacionados con la accesibilidad del canal de comunicación, pero principalmente del contenido. Si podemos utilizar el canal, por ejemplo, un ordenador o una televisión, pero no comprendemos qué se está transmitiendo, no hemos avanzado mucho.

Por este motivo, a la hora de comunicar contenidos, se debe considerar las capacidades del ser humano para fijar las soluciones:

  • La percepción visual está alterada: macrocaracteres, contrastes cromáticos, audiodescripción, audionavegación, narraciones sonoras, braille, altorrelieve.
  • La percepción auditiva está alterada: subtitulado, lengua de signos, bucle de inducción magnética.
  • La comprensión está alterada: traducción del idioma, lectura fácil, lenguajes pictográficos, ilustraciones e iconos.
  • La orientación está alterada: señalización adaptada, soluciones wayfinding.

En esta clasificación se toma en cuenta la accesibilidad del contenido, no del soporte. Por supuesto, si la persona tiene dificultades para el manejo de determinados soportes (pensemos en alteraciones de la movilidad para manejar un ordenador, por ejemplo), debe tenerse en cuenta las soluciones para este tipo de circunstancias.

De todos modos, si se repasa la clasificación anterior, se entiende una cuestión importante: las soluciones de accesibilidad son útiles y benefician a todas las personas. ¿Acaso no es necesario que haya varias formas de transmisión de un mensaje para asegurar que llega? ¿No preferimos todos unos textos con letras más grandes? ¿No utilizamos en las visitas a museos las narraciones sonoras? ¿Acaso el subtitulado no resulta útil para seguir a veces algunas películas? ¿No preferiríamos que los textos se pensaran más incluso con pautas de lectura fácil? ¿No querríamos ir a un sitio nuevo y poder orientarnos sin tensión? Efectivamente, en la comunicación también se impone la necesidad del diseño para todas las personas.

La lectura fácil, en la Bienal Iberoamericana de Diseño

Logotipo de la III Bienal Iberoamericana de Diseño

La lectura fácil tuvo un espacio ayer en la III Bienal Iberoamericana de diseño que se celebra en la Central de Diseño en Madrid. En la mesa redonda de ayer, titulada “Un acercamiento a la accesibilidad universal”, se habló sobre este tema y el wayfinding de un modo cercano y atractivo para los profesionales y estudiantes de diseño presentes en la conferencia.

Óscar García Muñoz, de dilofácil y colaborador de Creaccesible, explicó el concepto de lectura fácil y ofreció una serie de ideas de interés para los diseñadores a la hora de afrontar publicaciones con este tipo de método de redacción. En realidad, la lectura fácil se puede considerar un método de publicación, ya que abarca tanto el aspecto textual como el contextual, entendido como las cuestiones relacionadas con ilustraciones, tipografía, maquetación y paginación.

Por su parte, Dimas García Moreno, de Di+Di, introdujo con los conceptos principales de wayfinding, entendido como procesos psicológicos de orientación, y cómo el diseño cuenta con una serie de recursos que facilitan la incorporación de estas ideas en los espacios. De este modo, todas las personas resultan beneficiadas por su aplicación y se mejoran aspectos como la seguridad o la eficiencia en el uso del tiempo a la hora de encontrar un lugar, como ya hemos tratado en posts anteriores.

De este modo, se ha querido contribuir a la difusión de conceptos relacionados con la accesibilidad cognitiva, un aspecto todavía de escaso desarrollo en España ante la prioridad que todavía tienen aspectos como la accesibilidad física o visual.

Fichas de accesibilidad a museos (y III)

El acceso a la cultura ha sido problemático para las personas con discapacidad intelectual. Realmente, la discapacidad intelectual tenía que enfrentarse a una doble problemática: su consideración de discapacidad, con los prejuicios que acarrea, y su vinculación a factores cognitivos y mentales, que ha lastrado a estas personas a que se las trate como niños cuando eran adultos.

La propuesta de evaluación de museos que ha realizado la Asociación de Museos de Berlín incluye un estudio sobre la accesibilidad de las exposiciones para este grupo de personas. Se pone el acento en dos cuestiones: el wayfinding y la lectura fácil. Se trata de conseguir una orientación intuitiva para cualquier persona sin renunciar a la creatividad y de informar sobre los contenidos expositivos de forma sencilla sin renunciar a detalles o a un lenguaje adulto.

Esta ficha supone un gran avance, por tanto que visibiliza tanto para los evaluadores como para los organizadores un grupo de personas amplio. No estamos hablando sólo de personas con discapacidad intelectual, sino también de extranjeros con un escaso dominio del idioma, personas mayores que tienen mermada su capacidad de asimilar conceptos y conocimiento, o personas que tienen una escasa alfabetización. Hacer accesible la cultura pasa por facilitar a todas las personas su comprensión y su disfrute.

Descarga la ficha de accesibilidad para discapacidad intelectual para completar la colección elaborada en Berlín.

Las ventajas de incorporar el wayfinding

Incorporar soluciones wayfinding en el diseño de espacios para facilitar la orientación de las personas tiene ventajas psicológicas, físicas, de comportamiento y también económicas. Tal como destacaron Arthur y Passini (1992) y McCoy y Evans (1998), las ventajas son claras:

1. Evita la desorientación y el estrés: Sentirse desorientado y perdido puede generar mucho estrés, como en los casos de no encontrar una consulta específica en un hospital o una oficina determinada en un centro de negocios. Con el wayfinding, la persona no experimenta tensión, sino relajación.

2. Evita el rechazo al espacio: Si una persona experimenta dificultad con un edificio o espacio, será remisa a utilizarlo e incluso lo evitará. Aplicar soluciones wayfinding invitará a repetir la visita. Pensemos en una circunstancia como ir de compras: ¿dónde preferimos ir? ¿Allí donde encontramos rápidamente el departamento o tienda que deseamos o donde nos marean con los trucos clásicos para que deambulemos por todo el espacio por si “picamos” como los peces?

3. Facilita la accesibilidad: Las personas con discapacidad pueden tener dificultades o no ser capaces de utilizar un edificio si no se ha diseñado adecuadamente. Este criterio no sólo se aplica a personas usuarias de silla de ruedas, sino también personas con discapacidad visual, auditiva o intelectual.

4. Evita la ineficiencia: Un investigación llevada a cabo en 1992, hace 20 años, calculaba que se perdían 8.000 horas de trabajo al año (equivalente a cuatro personas a tiempo completo) en los hospitales por tener que ayudar a las personas a encontrar su camino en el hospital. Este sería un criterio empresarial, pero desde un punto de vista personal, ¿cuánto tiempo perdemos nosotros en encontrar cosas y sitios? ¿En qué otras cosas más agradables podríamos haber utilizado ese tiempo?

5. Genera ventajas económicas: Si recuperamos lo dicho en el apartado 2, una tienda o centro comercial que no aplique el wayfinding puede sufrir una pérdida de clientes. En un punto extremo podría llegar incluso al cierre.

6. Evita consecuencias extremas: No sólo el cierre de tiendas, también incluso accidentes y muertes. ¿Qué ocurre si una ambulancia no puede llegar a la vivienda de una persona en caso de urgencia porque el wayfinding no es adecuado? ¿Qué ocurre en caso de evacuación si no hay wayfinding? Posiblemente, avalanchas de personas en huida.

Aplicar el wayfinding desde el diseño o en espacios ya construidos puede generar múltiples ventajas tanto personales como empresariales. De nuevo volvemos a plantear la pregunta eje de este blog: ¿Por qué no hacer fáciles las cosas?